colchones online
Precio, marca, calidad

Tipos de colchones

Nunca ha habido tanta variedad de materiales en colchonería como hoy en día. Es tal la cantidad de nombres diferentes (incluso para un mismo tipo de material) que resulta fácil confundirse.

En la actualidad son los avances en la fabricación de nuevas espumas los que están marcando la tendencia del mercado, con la consiguiente desaparición del muelle como soporte interior en nuestros colchones. Por tanto, dentro de las espumas, quedan englobados materiales como el látex o la viscolástica.

Para la fabricación de las diferentes espumas básicamente se trata de coger un material líquido y gelatinoso al que se le insufla aire comprimido para conseguir una espuma llena de burbujas (como una mousse) que una vez tratado con endurecedores y resinas estabilizadoras queda como un bloque homogéneo donde son las burbujitas de aire y el material poroso lo que dan lugar a una buena y flexible superficie de apoyo.

A continuación detallaremos las características de cada tipo de colchón, así como cada tipo de espuma: colchones de gomaespuma
La espuma de poliuretano clásica es la más conocida y aunque ha tenido mala fama históricamente, no tiene por que ser de mala calidad. Estamos acostumbrados a ver este tipo de colchones en las camas mueble o los plegatines (evidentemente en estos casos muchos fabricantes meten la peor goma espuma para reducir costes). Pero hay muchos tipos, calidades y durezas de espuma de poliuretano y aunque es el material que más tiende al hundimiento, las espumas de alta densidad son duraderas, de alta resistencia al hundimiento y con un comportamiento tan bueno como un colchón de muelles de tipo medio.

A favor, los colchones de gomaespuma tienen una gran variedad de calidades y durezas, así como un precio mucho mas económico que otros materiales y en contra que son algo más calurosos en verano y que las espumas de baja densidad o mala calidad tienden a hundirse con el tiempo. colchones enrollados al vacío
El colchón enrollado al vacío no es un tipo de colchón sino una forma de enpaquetado o envase. Es un colchón que ha sido sometido a un proceso de compresión para reducir su volumen, extrayéndole el aire y enrollándolo para facilitar su transporte. Con este sistema, se pueden envasar colchones de diferentes materiales a excepción de los que incorporan muelles. Los colchones al vacío se caracterizan por su higiene en el proceso del fabricante al consumidor ya que se elimina cualquier tipo de ácaros. El colchón enrollable una vez abierto recupera en muy poco tiempo su forma y su características originales. colchones de muelles
Son los más vendidos a dia de hoy, cerca del 75% del total (fuente: Asociación Española de la Cama (Asocama), Noviembre 2008). El soporte del colchón y la parte más importante (y generalmente la que hace que suba o baje de precio) es la carcasa de muelles. Es el corazón del colchón y la que garantizará un buen apoyo y durabilidad. En los buenos colchones van reforzados y tratados térmicamente para que aguanten más y mejor. Tambien es importante la cantidad de ellos, pues a más muelles por metro cuadrado mejor apoyo para el cuerpo. La dureza del colchón se consigue cambiando el diámetro del alambre de acero y no disminuyendo la cantidad de muelles (en este caso para rebajar firmeza).

A ambos lados de la carcasa se extienden varias capas de acolchados y mantas para que no sintamos los muelles y disfrutemos de un tacto mullido y confortable. De relleno se usan todo tipo de materiales destacando la espuma de poliuretano, látex, viscoelástica o rellenos naturales como lana y algodón. Muchos fabricantes incluirán una capa de invierno o verano, variando tipos de tejido (por ejemplo entre lana y algodón).

Los colchones de muelles por lo general son bastante firmes y aconsejables para la mayoría de la gente, siempre y cuando sean de buena calidad. Sus ventajas son claras: buen apoyo para la espalda, excelente aireación (ya que la carcasa de muelles mantiene aireado todo el colchon) y firmeza alta. Por contra, los muelles van perdiendo dureza a lo largo de los años y si se compra demasiado blando, puede que al final de su vida util resulte excesivamente blando.

Tipos de colchones de muelles:

- colchones de muelles ensacados, donde cada uno de los muelles esta dentro de un saquito. Al ser mulles independientes unos de otros los movimientos de uno no se transmiten del mismo modo al resto, mejorando la independencia de lechos, y como consecuencia el descanso.
- colchones de muelles bicónicos, son muelles independientes sin estar en saquitos. En el sistema de muelles bicónicos los muelles presentan una forma de doble cono (se estrechan por el centro). Es la llamada carcasa tipo Bonell, sistema de muelles tradicional que suelen incorporar los modelos de colchón de una calidad media. Su fabricación no necesita de una alta tecnología, por lo que está al alcance de cualquier fabricante.
- sistema de muelles de hilo continuo, es una carcasa de muelle formada por un sólo hilo sin ningún nudo. Los más conocidos son el sistema Multielastic, cuya patente la tiene Flex y el sistema Normablock, cuya patente la tiene Pikolin. colchones en espuma HR
Espumación de alta resilencia, es decir, flexibilidad, resistencia y amortiguación. Es la evolución de la tradicional espuma de poliuretano. colchones de Eliocel
No hay eliocel común ni eliocel especial. Todo el eliocel tiene la misma composición pues en caso contrario no sería eliocel; y se diferencia acorde a su densidad, más denso o duro o menos denso o blando. El eliocel con densidades en torno a 30-35kg/m3 es que mejor soporta el peso de nuestro cuerpo. Es un material sintético evolucionado a partir de espumas de poliuretano y poliéteres. Actualmente hay materiales como el Eliosoft o el Elioform que han mejorado las características de los colchones de Eliocel. colchones de Elioform
Material elástico extra fuerte con una estructura molecular especial que respira y se adapta perfectamente al cuerpo, favoreciendo el relajamiento muscular y la circulación sanguínea de todo el organismo. El Elioform fue la evolución del Eliocel que, a su vez, derivaba de los tradicionales HR y espumas de poliuretano. colchones de Eliosoft
Material elástico y extra fuerte con una estructura molecular especial que respira y se adapta perfectamente al cuerpo, favoreciendo el relajamiento muscular y la circulación sanguínea de todo el organismo. El Eliosoft, al igual que el Elioform y el Eliocel es la evolución de los Hr y las espumas de poliuretano. La diferencia entre el Elioform y el Eliosoft es que éste último es un poco más adaptable y suave. colchones de látex
El colchón de látex (en realidad espuma de látex) tiene una gran resistencia al hundimiento y un tacto suave muy adaptable al cuerpo. Su firmeza es media/alta y generalmente son aconsejables para quien no soporte colchones duros y le guste una acogida suave que elimine al dormir la presión sobre los músculos. Se fabrica a partir de la resina del árbol del caucho, junto con endurecedores y antioxidantes. La cantidad de látex natural en el colchón es variable, aunque generalmente imaginemos que todo el colchón es látex puro, puede llevar desde un 20% a un 97% de producto natural (el resto es espuma de látex sintética). La razón no es que nos estén engañando sino porque el látex es un producto orgánico y necesita de resinas endurecedoras y productos estabilizantes para que se convierta en un bloque sólido, estable y duradero.

Cuanto más producto natural lleve el colchón, más delicado será, más cuidado tendremos que tener con la humedad, mayor transpiración necesitará y más tenderá a deshacerse con el tiempo. De hecho estos son los dos grandes problemas de los colchones de látex completamente natural: al ser un producto orgánico, si no está continuamente ventilado llega a coger moho y al carecer de endurecedores y resinas se deshará con mayor rapidez. En contrapartida, los colchones con más espuma de látex sintética son ligeramente más calurosos en verano. colchones de viscoelástica
La espuma viscoelástica es un nuevo producto que últimamente tiene una gran aceptación entre el público, por su máxima adaptabilidad al cuerpo y tacto super mullido. Vienen siempre con una capa inferior más ancha de espuma HR de alta densidad, que mantiene la firmeza del conjunto. Su gran fama le vino porque su primer comercializador en el mercado, la marca Tempur, lo rodeo de un halo de espectacularidad, pues era un material desarrollado por la NASA para los astronautas (lo que no decían tan claro es que no lo usaban para dormir, ya que sin gravedad no te puedes apoyar en un colchón, sino que lo usaban en los lanzamientos para soportar las fuerzas generadas que sufren la tripulación en el momento del despegue).

La principal ventaja de los colchones de viscoelástica es la alta adaptabilidad a cada parte del cuerpo de una forma gradual y un tacto suave y acogedor (aunque tambien es verdad que hay gente a la que no agrada en absoluto esa sensación). Su inconveniente básico es el precio, que en los colchones de buena calidad suele ser bastante alto.

La viscoelástica esta considerada como un material sensible a la temperatura (termosensible) y reacciona al calor corporal, es decir, una vez que el cuerpo descansa sobre el colchón el material toma el calor corporal y se desforma para adaptarse al cuerpo proporcionando una agradable sensación de ingravidez. En el mercado actual existen dos tipos en función del proceso de espumación empleado:

- viscoelástica moldeada, existe un molde donde se vierte el líquido y cuando esta espuma crece, lo hace limitado en un espacio y sus células no suelen quedar muy abiertas, aportando al colchón un recuperación mucho más lenta.

- viscoelástica transpirable o de espumación: En este proceso el material crece libremente sin estar en ningún molde para posteriormente cortar en láminas que conforman el núcleo. De este modo al tener un mayor espacio las células o poros son mayores gracias a la libertar de no estar en un molde, esto hace que la recuperación del colchón sea más rápida y óptima adaptabilidad. En el proceso de fabricación del colchón las espumas son tratadas con líquidos, si atendemos a dicho tratamiento existen dos tipos:

- viscolástica acuosa cuando se trata con agua.

- viscolástica oleosa cuando se trata con aceites, este tipo se da en viscoelástica de mayor densidad y de recuperación más lenta. colchones de viscolátex
En estos colchones viscolátex, el peso corporal se distribuye sobre todo el área de manera uniforme, evitando los cambios posturales que se producen durante el sueño. Debido a su perfecta adaptación al cuerpo, permite descansar en una posición natural evitando causar tensión en músculos y nervios favoreciendo un descanso activo y reparador. El núcleo de los colchones viscolátex está formado por una doble capa de espumas diferentes:

- material viscolástico, rondando un espesor de siete centímetros. Ésta es siempre la capa de los extremos, ya que es donde descansará el cuerpo.
- capa de látex, rondando un espesor de quince centímetros y siempre situada en el medio, para conseguir dar firmeza al colchón, ya que un colchón formado únicamente por material viscolástico sería excesivamente inestable. colchones de agua
Las camas de agua nunca han tenido mucho mercado (aunque fueron muy famosas en los 90 en Estados Unidos), pero se pueden encontrar en algunas tiendas. El núcleo de los colchones de agua está conformado por agua, ofreciendo poca estabilidad y escasa adaptabilidad, sin mencionar que la longevidad es realmente breve. En la actualidad, los colchones de agua no poseen una gran aceptación en el mercado por la escasez de prestaciones ofrecidas, aunque cuando comenzaron a aparecer se produjo una importante demanda ante la novedad. colchones hinchables
Los colchones inflables, no son camas de verdad para diario y se deben usar con moderación: como camas auxiliares o en caso de tener invitados en casa y faltar camas. No son saludables para el descanso ni excesivamente cómodos, aunque para un imprevisto vienen muy bien y una vez desmontadas ocupan muy poco espacio. Algunos modelos incorporar bomba de aire con batería incorporada para no tener la necesidad de buscar enchufe. futones
Los futones son colchones bajos, por lo general duros, tradicionalmente usados en oriente y con poca aceptación en general en Europa, donde priman mas los colchones mullidos. Los futones son colchones saludables (con rellenos naturales de lana, algodón o incluso látex) y buenos para la espalda, aunque solo aconsejables para amantes de colchones duros. toppers
Los topper están especialmente pensados para conseguir el máximo confort y aliviar la presión en los puntos de contacto siendo usados en su actual colchón. Esta suave capa extra de acolchado es ideal para todos los que quieren que su actual colchón, aparte de cómodo y saludable, sea además realmente acogedor, suave y mullido como una nube. Es aconsejable también en los casos de colchones incómodos por su excesiva dureza o poco mullidos y para colchones que con el paso del tiempo han perdido el confort del principio al compactarse los acolchados (en todos estos casos mejorara notablemente la comodidad). Los toppers una vez colocados sobre el colchón y ajustados los elásticos, queda perfectamente montado como si fuera una capa mas de acolchado (de todos modos hay que tener en cuenta que la altura del colchón subirá unos 6 o 7 cm.). Tanto por sus materiales como por su ajuste se puede utilizar sobre todo tipo de colchones (muelles, látex, espumaciones...) colchones ortopédicos
No se caracterizan por el tipo de material, sino por la forma que adoptan sus núcleos y por estar destinados a un colectivo muy concreto de pacientes. Si bien estos colchones son la opción más saludable personas con dolores específicos, muchas veces la adaptación a ellos puede resultar dolorosa y molesta. Este tipo de colchón no se asemeja a ningún otro estilo, ni a los de látex, ni a los de muelles, ni a los de agua, etc. Por este motivo, la adaptación puede resultar sumamente complicada para todas aquellas personas que han utilizado durante toda su vida un colchón convencional.

En relación al objetivo que persiguen, todos los colchones deberían ser considerados ortopédicos ya que todo colchón buscará el sueño perfecto para los durmientes. Pero los colchones ortopédicos son diferentes de acuerdo con los diferentes pesos corporales de las personas que los utilizarán. No se utilizará el mismo colchón para una persona que tenga un peso normal a bajo que una persona que tenga sobrepeso u obesidad.

Los colchones ortopédicos poseen un tratamiento especial por lo que son hipoalergénicos, antibacteriales, repelente de hongos y están tratados contra los ácaros. La utilización de un colchón ortopédico brinda a las personas una mejor circulación sanguínea entre sus otros beneficios. colchones Bultex
Bultex realmente es un fabricante que comercializa colchones elaborados con un material que ellos han denominado también como Bultex. Es una espuma formada por células abiertas e intercomunicadas con forma de nido de abeja. colchones Airvex
El Airvex es un colchón con núcleo formado por espumación en frío, comercializado por Flex. Entre sus características más destacadas, cabe mencionar su sistema de doble ventilación formado por canales que recorren el colchón en todas las direcciones. colchones Tempur
Definitivamente no es un tipo de material, los colchones de viscoelástica son colchones elaborados en un tipo de espuma. Tempur es la empresa pionera en la utilización de la espuma viscolástica para la elaboración de colchones, almohadas y cojines de viscoelástica. En un principio fueron dirigidos a hospitales, clínicas y residencias de la tercera edad con el fin de prevenir el dolor ocasionado por la presión, pero en la actualidad este material se ha comercializado a través de distintos fabricantes de este tipo de material.