colchones online
Precio, marca, calidad

Normativa EN 13537 para sacos de dormir

introducción
Una nueva norma europea para sacos de dormir entró en vigor el 1 de enero de 2005. Esta norma tiene importantes consecuencias jurídicas para las marcas, distribuidores y minoristas de venta de sacos de dormir en Europa y aunque la norma no se ajusta a las disposiciones de la Directiva sobre equipos de protección personal, es aconsejable que los productos vendidos después del 1 de enero de 2005 en adelante, cumplan con los principales requisitos de la norma. ¿qué sacos de dormir deben pasar el ensayo?
Al menos una unidad de cada modelo debe ser sometida a una prueba térmica de maniquí (EN 13537) para determinar las cuatro puntuaciones de temperatura. No es necesario probar todas las variaciones para los modelo de hombres o mujer. No hay ningún requisito para poner a prueba todos los tamaños disponibles del modelo o las combinaciones de aquellos modelos que lleven la cremallera a izquierda o derecha. Para la producción de cambios menores - por ejemplo, cambios de colores y tejidos, no hay necesidad de repetir la prueba, siempre y cuando el tipo de relleno, el peso y la transpiración de la trama sigua siendo la misma. Los sacos de dormir para niños no requieren de un maniquí de prueba. pruebas de temperatura
Para definir los rangos de temperaturas de los sacos se realizan pruebas en laboratorios homologados, de forma que los datos obtenidos sean fiables y comparables entre distintos fabricantes. Para realizar las pruebas, se usa un muñeco con las medidas de una persona y con calefactores y sensores de temperatura, con el fin de simular el calor generado por una persona y la sensación térmica que siente. El muñeco se coloca dentro del saco de dormir a probar y se mete en una habitación climatizada. Las temperaturas se miden en el ambiente, y en la superficie del muñeco, así se puede calcular el aislamiento del saco de dormir. A partir de estas mediciones, se calculan las temperaturas de uso recomendadas del saco de dormir.

El aire caliente dentro del saco, debido a la temperatura del cuerpo humano, se escapará al exterior quedando renovado por el aire frío más denso que el anterior. La estructura del saco y el tamaño de la persona condicionarán la velocidad de calentamiento y fuga en un proceso de convección continuo:

-T4 o máxima, es la temperatura más alta donde un hombre de complexión standard parcialmente destapado no tiene sensación de calor excesivo y por tanto no suda.
-T1 o de confort. es la temperatura más baja en la que una mujer de complexión standard y un hombre de complexión menuda, en posición relax sobre la espalda no tiene sensación de frío.
-T2 o límite, es la temperatura más baja en la que un hombre de complexión standard en posición encogido no tiene sensación de frío.
-T3 o extrema, es la temperatura más baja en la que una mujer de complexión standard y un hombre de complexión menuda, corre el riesgo de sufrir hipotermia. ¿existe una manera más barata para determinar los valores de temperatura?
Si se desea mostrar la marca CE, cada saco de dormir 'tipo' (ver más arriba) debe ser probado. Es posible proporcionar sacos de dormir sin ningún tipo de temperatura recomendada y evitar así todos los requisitos de las pruebas de temperatura. Algunas marcas han optado por mostrar que sus valores de temperatura 'casan' o equivalen a los resultados obtenidos de acuerdo con la norma EN 13537, a fin de evitar posibles reclamaciones. Como la norma no es obligatoria, y las pruebas del maniquí térmico son muy costosas, existen una serie de opciones menos costosas. Teóricamente es posible utilizar otras formas de aislamiento en las pruebas e interpretar los resultados para expresar las temperaturas de conformidad, pero un fabricante no puede declarar que los productos han sido probados según la norma EN 13537 o de acuerdo a la norma EN 13537. La Universidad Estatal de Kansas ha publicado un documento de comparación de la norma americana maniquí de prueba ASTM F1720 - 96 y la EN 13537 maniquí de prueba. Estas correlaciones pueden dar los valores que pueden ajustarse a la norma EN 13537, pero un fabricante por ello no puede declarar que los productos han sido probados según norma EN 13537.