colchones online
Precio, marca, calidad

La luz como reguladora del sueño

introducción
Investigadores de la Universidad de Oxford han descubierto que las células nerviosas en el ojo de una persona utilizan el nivel de brillo del medio ambiente para controlar la somnolencia. Gran parte de nuestros patrones de sueño - sensación de sueño por la noche y permanecer despierto durante el día - están regulados por la luz y la oscuridad.

La luz es el regulador más poderoso de nuestro reloj biológico. Sin embargo, según el artículo, las drogas que se han ido desarrollando para modificar los cíclos sueño-vigilia, hacen frente a distintas vías y partes del cerebro al mismo tiempo, dando lugar a efectos secundarios. El Profesor Russell G. Foster, del laboratorio de oftalmología de Oxford comenta que las conclusiones ponen de manifiesto "una nueva vía que modula el sueño y la exitación", agregando, "Si podemos imitar el efecto farmacológico de la luz, podríamos activar o no el sueño".

Las células en los ojos puede ayudar a controlar el sueño
Según el estudio, un conjunto de células nerviosas en el ojo controlan nuestros niveles de somnolencia de acuerdo con el brillo de nuestro entorno. Las células regulan directamente la actividad de los centros de control del sueño en el cerebro, proporcionando un nuevo objetivo para el desarrollo de fármacos para controlar el sueño y el estado de alerta.

El sistema inmunológico, el rendimiento cognitivo, y la salud mental resultan afectados por el ciclo sueño-vigilia del cuerpo. Se es conocido que los trastornos del sueño estan asociados con una serie de problemas, entre ellos la depresión, el deterioro inmunológico y un mayor riesgo de cáncer.

'El sueño y la alteración de los patrones de sueño está resultado ser un enorme problema en el siglo 21, "dice el Profesor Russell G. Foster, que dirigió los trabajos. «Nuestra cultura de trabajo de muchas horas de trabajo por turnos, con disponibilidad 24 / 7 han conspirado para relegar al descanso entre nuestras prioridades."

La presencia y la ausencia de luz puede afectar los niveles de alerta y la somnolencia. Es la razón por la que las habitaciones tenuemente iluminadas nos llevan a sentir somnolencia, mientras que las luces brillantes estimulan la vigilia. Durante la Segunda Guerra Mundial se demostró que las fábricas con gran luminosidad obtuvieron mayor productividad frente a fábricas tenuemente iluminadas.

El profesor Foster y sus colegas han demostrado que el ojo contiene un subconjunto de células nerviosas retinianas que son sensibles a la luz. Trabajando con ratones como modelos, cuyas células ganglionares de la retina se habían apagado genéticamente, el equipo de investigación encontró que los efectos de la luz sobre el sueño y la alerta son totalmente abolidos (se tuvo en cuenta que los ratones son animales nocturnos, asi que muestran la opuesta respuesta frente a la luz que los humanos).

El equipo de Oxford grabaron en vídeo a los ratones y monitorizaron su actividad muscular y cerebral durante cuatro horas en la oscuridad. Las luces fueron encendidas durante una hora y después de 15-20 minutos los ratones se fueron a dormir, salvo los ratones con las células ganglionares de la retina apagadas genéticamente. Estos últimos ratones se quedaron despiertos cuando las luces estaban encendidas.

Los investigadores fueron capaces de rastrear este patrón en el cerebro. Mostraron que dos centros de control del sueño en el cerebro son activados directamente por las células, activando o no el sueño. Al definir la luz de todo el sistema de respuesta que regula el sueño y alerta, los investigadores han encontrado una nueva vía que podría proporcionar una nueva diana terapéutica para la manipulación del dormir y despertar en los seres humanos.