colchones online
Precio, marca, calidad

Enuresis nocturna o mojar la cama

enuresis.
1. f. Med. Incontinencia urinaria.



¿Qué es?

A la enuresis nocturna también se le llama enuresis del sueño. Se trata de una parasomnia, implica eventos indeseables que vienen junto con el sueño. La enuresis nocturna se produce cuando una persona orina por accidente durante su sueño.

Es el resultado de no despertar del sueño cuando la vejiga está llena. También puede ser resultado de no poder evitar la contracción de la vejiga. Estas son habilidades que son adquiridas por los niñso a medida que crecen y se desarrollan. Orinar es un acto reflejo para los niños, tanto si están dormidos como despiertos, esto ocurre hasta unos 18 meses de edad.

A partir de los 18 meses y aproximadamente hasta los tres años de edad, un niño comienza a aprender a retrasar la micción cuando la vejiga está llena. En primer lugar, el niño aprende a hacer esto mientras está despierto. En una edad más avanzada, aprenderá a hacer esto mientras duerme. La madurez del desarrollo del niño ayudará a determinar la edad en que esta habilidad es adquirida.

La mayoría de los niños deberían ser capaces de controlar su vejiga durante el sueño a la edad aproximada de cinco años de edad y mojar la cama no se suele considerar un trastorno del sueño a menos que ocurra al menos dos veces por semana en una persona de por lo menos cinco años de edad.

La cantidad vasopresina (hormona antidiurética) en el cuerpo normalmente aumenta durante el sueño. Esta es una hormona que es producida por la glándula pituitaria y reduce la cantidad de orina que es producida por los riñones. Al aumentar la concentración de esta hormona, se impide tener que ir al baño con tanta frecuencia durante la noche. Un pequeño número de niños con enuresis nocturna primaria carecen de este aumento normal de vasopresina durante el sueño. Como resultado de ello, tienen más orina de la que su vejiga puede contener y si no despiertan, irremediablemente dejarán sus camas húmedas.

La autoestima de la persona que moja la cama puede verse lastimada. Este es el principal riesgo que entraña la enuresis nocturna. ¿Qué tan bien la familia del niño se ocupa de los síntomas es muy importante. La reacción de la familia o personas cercanas frente a los síntomas determinará en gran medida en lo grave que se convertirá el problema.
¿Quién lo padece?

Aunque la enuresis nocturna puede ocurrir a cualquier edad, principalmente la enuresis nocturna está presente en los siguientes porcentajes de niños y adolescentes: un 10% a los seis años de edad, un 7% a los siete años de edad, un 5% a los 10 años de edad, un 3% a los 12 años de edad y entre un 1% y un 2% a los 18 años de edad.

Enuresis nocturna es más común en niños que en niñas. Parece haber un vínculo genético con enuresis nocturna. Los niños son más propensos a padecerlo si sus padres y / o hermanos lo padecieron.

Algunas personas también pueden orinarse por accidente cuando están despiertos. Esto tiende a estar relacionada con un problema físico, estrés mental, trastornos de atención, niños que viven en familias desorganizadas, experiencias con el divorcio de los padres o abusos físicos.
¿Se necesita ver a un especialista?

Es fundamental hacer saber a la persona con enuresis que existe una causa fisiológica y que se puede corregir. Siempre hay que consultar con el médico, ya que es necesario hacer un estudio básico para descartar algunas enfermedades del aparato urinario. Lo más importante es tratarlo de una forma activa para que se solvente el problema y, además de hacer un tratamiento médico, hay que motivar al paciente.

En los casos de niños a partir de los cinco años se puede suministrar un tratamiento farmacológico a base de desmopresina, un análogo de la ADH, antes de que el niño se acueste. La desmopresina hace que el niño desarrolle su producción de hormona antidiurética nocturna y adquiera o recupere el control de la micción. El tratamiento siempre debe ir unido a unos hábitos de vida concretos, como no abusar de líquidos antes de acostarse y enseñar al niño que tiene que vaciar la vejiga cada cierto tiempo, pero sin que pase mucho tiempo sin ir al baño, ni que vaya continuamente, recomienda.

En el caso de los adultos, sobre todo en personas mayores, las pérdidas involuntarias de orina suelen deberse a una falta de acomodación de la vejiga, son vejigas más pequeñas y que habitualmente se contraen sin una orden del cerebro; al contraerse se produce el escape.
Recomendaciones

- Se debe reducir el consumo de líquidos dos horas antes de acostarse, para evitar la acumulación de líquido en la vejiga.

- Debe disminuir el consumo de bebidas con cafeína. En el libro blanco de la enuresis monosintomática primaria en España los pediatras coinciden en incluir dentro de la "dietoterapia" la disminución de la ingesta de chocolates, cítricos y zumos.

- En el caso de niños, si los padres siguen poniendo pañales al niño por la noche, se puede alargar en el tiempo el problema y no obtener buenos resultados.

- Hay que acostumbrarse a orinar siempre antes de ir a la cama.

- Nunca hay que castigar ni reprender a la persona, ya que él no se orina conscientemente.

- Existen dispositivos de alarma para avisar de los escapes de orina.

- Adquiera cubrecolchones/fundas/protectores impermeables para sus colchones, hay una gran variedad en el marcado tanto acolchados como transpirables y asi evitará que la humedad perdure una vez los líquidos alcanzan los tejidos del colchón, asi como alargará la vida de su colchón.