colchones online
Precio, marca, calidad

Conexión entre el descanso animal y humano

Las jirafas pueden permanecer sin dormir durante semanas, mientras que los murciélagos marrones duermen durante casi todo el día. El lirón dorado se balancea cuidadosamente sobre la rama de un árbol para dormir, y cualquier crujido de la ramita le despierta de inmediato. Desde la menor minúscula musaraña al más feroz de los mamíferos, los animales tienen diferentes patrones y hábitos de sueño. Las ratas tienen similares necesidades a los seres humanos, requieren de descanso para estar alerta y aprender nuevas tareas para el próximo día. Algunos seres caninos incluso han ayudado científicos en el tratamiento de graves trastornos del sueño.

"La única manera de entender el sueño humano es el estudio de los animales", dice Jerome Siegel, profesor de psiquiatría del Centro de Investigación del Sueño en UCLA (University of California, Los Angeles). "Si pudiéramos entender mejor el descanso de los animales, podríamos comprender mejor los aspectos fundamentales del sueño."

El denominador común de los mamíferos-no-humanos y los seres humanos es la existencia del movimiento ocular rápido (REM) durante el sueño, el estado de suspensión que se asocia con los sueños. Todos los seres humanos y otros mamíferos muestran el mismo nivel de actividad cerebral y el aumento de la variabilidad del ritmo cardíaco durante el sueño REM. Por ejemplo: a menudo los perros ladran o tienen tics en sus piernas durante el sueño REM; el ornitorrinco realiza movimientos imitando el proceso de matar los crustáceos antes de comerlos, y los seres humanos suelen hablar en su sueño. "Todos los mamíferos tienen fundamentalmente el mismo ciclo de sueño", dice Adrian Morrison, profesor de Neurociencia del Comportamiento del centro veterinario de la Universidad de Pennsylvania. "Durante el sueño REM, verá el mismo tipo de movimiento de los ojos, la parálisis y temblores en las especies."

Los científicos todavía no saben si los animales sueñan durante la fase REM del sueño, como los humanos. "¿Cómo se puede probar que otra persona tiene sueños? Les preguntas", dice Siegel.

Los científicos saben, sin embargo, que el patrón de ondas del cerebro durante el sueño REM entre los animales es similar a los seres humanos.

Los horarios de sueño también varían mucho de animal a animal. Siegel propone que estas diferencias se basan en la tasa de metabolismo del cerebro del animal. Los animales más pequeños, que a menudo tienen altas tasas de metabolismo cerebral, tienden a necesitar más horas de sueño, mientras que los animales más grandes generalmente menos.

Todos los animales que duermen menos de cuatro horas en promedio son grandes mamíferos terrestres, como el elefante, vaca, y la jirafa. Los animales de las tierras de pastoreo tambien usan tanto tiempo para comer que no tienen mucho tiempo para dormir.

Los caballos están el 98% del día despiertos, lo que hace difícil encontrar tiempo para obtener sueño REM.

Otros expertos, como Morrison, creen que los horarios de sueño a menudo se basan en el peligro que enfrenta cada uno de los animales. Algunas aves duermen con un ojo abierto, por el peligro que representa los posibles depredadores de su medio. El sueño REM es deliberadamente corto en las aves, con una duración de pocos segundos, por lo que puede reducir el riesgo de ser atacado cuando se encuentran estacionadas.

Otros animales prefieren lugares seguros para que puedan obtener más horas de sueño. Los mamíferos marinos tienen hábitos de sueño únicos. Cuando la mayoría de las especies de mamíferos marinos están dormidos, siempre hay un hemisferio de su cerebro que está despierto. Esto permite a los delfines, por ejemplo, nadar hacia la superficie para respirar mientras están durmiendo. Ellos disfrutan de los beneficios del sueño mientras realizan muchos de los mismos procesos que cuando están despiertos. Los expertos creen que el entendimiento de los mamíferos marinos es crucial. "¿Cuáles son las funciones que el delfín debe hacer para estar bien descansado?" dice Siegel. "Ese es el misterio."

Durante muchos años, los científicos lucharon para identificar anomalías en el cerebro humano que causan la narcolepsia. Pocos sabían que el perro se sería de valor incalculable para ayudar a tratar la enfermedad. Importantes avances en el tratamiento de la narcolepsia se hicieron en la década de 1970, cuando William DeMent, de la Universidad de Stanford, se enteró de que algunos perros mostraban los mismos síntomas de la narcolepsia, tal como se manifiesta en los seres humanos: colapso repentino y debilidad muscular conduciendo casi a la parálisis.

Estas observaciones iniciales condujeron a la identificación, 20 años después, de los genes causantes de la narcolepsia en perros por Emmanuel Mignot, en la Universidad de Stanford. Otros estudios por Siegel y Mignot demostraron que los seres humanos que padecen narcolepsia tenían una cantidad muy reducida de la sustancia que previene la narcolepsia, es decir, de hipocretina en sus cerebros.

Siegel también descubrió que la inyección de hipocretina en perros reduce el grado de algunos de los síntomas. Estos hallazgos sugieren que sería posible diseñar fármacos que sustituyen las desaparecidas moléculas de hipocretina en pacientes con el trastorno. "Te alegras cuando haces un descubrimiento, pero se es muy, muy feliz cuando se hace un descubrimiento con posibilidades terapéuticas", afirma Mignot.

El estudio los patrones de sueño y hábitos de sueño de los animales tiene el potencial de beneficiar a otros trastornos del cerebro en seres humanos. El sueño en las aves y delfines, donde una parte del cerebro se mantiene despierto en el sueño-, podrían aportar nuevas pistas en el cerebro humano. Según Amlaner, el cerebro durmiente del pájaro podría utilizarse en el futuro como modelo para ayudar a tratar enfermedades debilitantes del cerebro en seres humanos.