colchones online
Precio, marca, calidad

Sus compras seguras en internet

Las ventas en comercios electrónicos en España se han multiplicado en los últimos años y cada vez más, los comerciantes online se preocupan de cuidar la seguridad de sus webs y de todas sus gestiones en Internet.

Muchos internautas siguen sin confiar en el comercio online que, muchas veces, puede suponerles un ahorro en la compra de sus artículos de descanso, gracias a la eliminación de intermediarios. Para ayudar a esos internautas indecisos, colchones-online.com, con la visión que dan años de experiencia, ha redactado una serie de consejos para el consumidor. Siguiendo estas pautas, sus compras en Internet serán más seguras: 1. Desconfiar de ofertas imposibles, grandes rebajas o precios que sean incomprensiblemente más bajos que en el resto de establecimientos. 2. Comprobar que la página tiene unas Condiciones Generales de Contratación, también llamado Aviso Legal, donde se identifica el comercio y se facilita claramente una forma fácil de contactar con la empresa, por ejemplo una dirección física o un teléfono. 3. Para evitar comunicaciones publicitarias no solicitadas o cesión de sus datos a terceras empresas especializadas en envíos de “spam o correo basura” comprobar que la empresa está inscrita en el Registro General de Protección de Datos (ha de estar concretamente especificado en las Condiciones Generales de Contratación). 3. Comprobar los distintos medios de pago y si éstos tienen recargos, así como las condiciones de entrega de los productos (por ejemplo, gastos de envío no especificados inicialmente). 4. Cuidado al comprar a empresas extranjeras. Puede haber problemas por las diferencias de legislación entre los dos países. Si surge algún incidente lo mejor es ponerse en contacto con la embajada del país pertinente para averiguar si existen organizaciones que protejan al consumidor. 5. Verificar el producto que vamos a adquirir, las imágenes dispongan de la suficiente resolución y sus comprobar detenidamente sus características (por ejemplo, las dimensiones externas totales de una litera), ya que en caso de desistimiento del pedido por su parte, tal como se hace constar en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, el comercio puede cobrarle los costes de transporte, gastos administrativos o reacondicionamiento que requiera el producto que genere su devolución. 6. Al rellenar formularios dentro de la propia web del comercio, facilitar sólo los datos razonables para garantizar el contacto o entrega, evitando facilitar inicialmente datos muy personales tales como PIN de su tarjeta de crédito, fecha de nacimiento, etc (en procedimentos de pago donde se conecte a una web externa segura, claramente identificable, y perteneciente a una entidad bancaria o institución financiera, normalmente si le solicitarán datos de carácter más personales para, por ejemplo, poder realizar el pago online con su tarjeta o cumplimentar una preaceptación de financiación. Esto entra dentro de la normalidad. Recuerde, introduzca únicamente sus datos en webs seguras, nunca lo envíe por email) 7. Si necesitamos introducir una clave, elegir siempre claves seguras, combinar números y letras, mayúsculas y minúsculas. De igual manera se evitará utilizar el nombre propio, apellidos o combinaciones de ellos, así como la dirección o residencia habitual. 8. Un buen indicador que puede ayudare a conocer la seriedad y buenas maneras del comercio que está visitando es saber si dentro de los medios de pago que le ofrecen figura el pago a la entrega del pedido, también llamado contrareembolso. De esta manera la confianza es mutua. 9. Comprobar que, en el momento de confirmar la compra, nos encontramos ante una web segura. En la dirección, en vez del habitual “http” debe aparecer “https”. De esta manera, los datos que introducimos y son enviados a través de Internet, lo van a hacer de forma cifrada. Lo podemos comprobar observando si al lado de la barra de dirección web aparece un candado. 10. Tener en cuenta que, como consumidores, nos asisten los mismos derechos que al realizar cualquier compra en un establecimiento físico. 11. Comprobar si el establecimiento o empresa está afiliado a sistemas de resolución de controversias tales como la “Junta Arbitral Nacional de Consumo” o “Confianza Online”. Si es así, hay una clara voluntad por parte del comercio en buscar soluciones con garantías ante cualquier problema. 12. Guarde todos los correos electrónicos o documentos físicos que reciba desde el momento de la compra y preste mucha atención a su contenido, son un material probatorio de la compra que ha realizado. 13. Nunca compre productos que le son ofrecidos por "spammers". Si les compra cualquier producto, por interesante que le parezca, aparte de animar a los mismos a que sigan con su aberrante práctica, usted estará revelando a gente sin escrúpulos, no solo su dirección electrónica, sino datos personales como nombre, dirección, número telefónico y hasta el número de su tarjeta de crédito. Tampoco les responda nunca (ni siquiera para darse de baja), ya que en 9 de cada 10 mensajes de ese tipo, es únicamente una trampa para confirmar su dirección, jamás para quitarlo de su lista de distribución.