colchones online
Precio, marca, calidad

Beneficios del descanso extra

introducción
Un reciente estudio revela que extensiones durante el periodo de descanso ayudan a mejorar el estado de alerta así como el rendimiento y resistencia durante y después de restricciones posteriores de sueño.

Según un resumen de investigación, una semana de extensión del sueño mejora la resistencia durante la posterior restricción del sueño, y ha facilitado la recuperación desde entonces, lo que demuestra que la duración del sueño nocturno ejerce efectos a largo plazo.

El estudio, escrito por Tracy L. Rupp, del Walter Reed Army Institute of Research, se centró en 11 varones y 13 hembras, que fueron asignadas aleatoriamente, o bien, a una extensión de sueño (10 horas de tiempo en la cama) o a un sueño habitual durante una semana, seguida de otra semana donde se restringía el sueño a tres horas diarias, seguida por 5 días de recuperación (ocho horas de sueño).

Según los resultados, el latencia de sueño (intervalo entre cuando se apagan las luces y la llegada del sueño, el cual es definido como 5 minutos consecutivos de sueño) fue mayor para el grupo de extensión en el primer día. Durante la restricción, el rendimiento y alerta disminuyó en ambos grupos, pero se declinó más rápido para el grupo de sueño habitual. Durante los cinco días de recuperación, el grupo de sueño extendido se restableció a los niveles normales después de la primera noche de recuperación, aunque los estados de alerta siguieran siendo bajos. Para el grupo habitual de sueño los resultados de alerta, resistencia y rendimiento se reestablecieron despues de dos noches de descanso habitual.

"El presente estudio revela que se acumulan los efectos de protección al ampliar la duración de las noches de sueño", dijo el Dr Rupp. "En concreto, el déficit en el rendimiento y alerta, resultado de la pérdida posterior de sueño se reducen al mínimo - y la rapidez con que la recuperación de la pérdida de sueño es mayor - cuando un «extra» de sueño ha sido obtenido previamente. Estos hallazgos sugieren que las diferencias individuales en la resistencia a la pérdida del sueño son, al menos en parte, una función modificable en los hábitos de sueño a largo plazo, en lugar de ser un inalterablemente rasgo característico de las personas. Desde el punto de vista práctico, esto sugiere que los beneficios del sueño pueden ser eficaces "baterias" para más tarde ser usadas, según sea necesario para optimizar el rendimiento y alerta durante los períodos de pérdida del sueño. "

Se recomienda que los adultos descansen entre siete y ocho horas de sueño cada noche.